4.8 / 5 4.8 / 5

En bicicleta por Islandia

En bicicleta por Islandia

La hermosa isla de Islandia está profundamente entrelazada con el paisaje natural, desde enormes volcanes a verdes praderas y enormes glaciares. ¿Qué mejor manera de experimentar lo que Islandia tiene para ofrecer que a través de la bicicleta?

¡Es lo más cercano al mundo natural que puedes conseguir sin tener que atravesarlo! Así que aquí hay una guía práctica para ir en bicicleta a través de la maravillosa isla de Islandia.

ANTES DE QUE TE VAYAS…

Hay que decirlo de antemano: ir en bicicleta por Islandia y sus alrededores no es para quien está débil del corazón. Hay que estar preparado para el terreno escarpado y las condiciones climáticas adversas, sin mencionar el intenso tráfico de coches por las carreteras principales, a las que hay que prestar atención.

Esto es lo con lo que tendrás que equiparte antes de empezar a pasear en bicicleta: Ropa de abrigo, piezas de repuesto para tu bicicleta, suficiente comida como para mantenerte en movimiento entre los pueblos, y una buena cantidad de dinero. El clima puede cambiar de un minuto a otro, así que debes estar preparado para lo peor. En general, la mejor época para ir en bicicleta en Islandia es en los meses más cálidos, de mayo a principios de septiembre, cuando la temperatura suele oscilar en el rango de los 10 grados centígrados. Dicho esto, el clima en Islandia es muy variable, con especial preocupación a los vientos fuertes, así que hay que estar preparado para cualquier cosa. Otra preocupación importante en los últimos años ha sido la erosión de la vegetación y la vida silvestre local. Ir por fuera del camino está estrictamente prohibido, así que asegúrate de seguir los caminos designados.

RESPETAR LA NATURALEZA… ¡NO ES TAN DIFICIL!

La cantidad de coches que pueblan las principales carreteras sólo ha aumentado, y no hay carriles bici o caminos a lo largo de la carretera que conecten toda Islandia. Por esta razón, sugerimos que vayas en bicicleta a las zonas más remotas, para aumentar la probabilidad de que tengas la carretera para ti. Dicho esto, pasear en bicicleta en áreas remotas trae sus propios desafíos. Necesitas tener piezas de repuesto para tu bicicleta en caso de avería, ya que a menudo hay más de 80 kilómetros entre ciudades. ¡No querrás quedarte parado ahí fuera!

Todo esto lo decimos para que tengas en cuenta que este tipo de experiencia no es algo en la que puedas entrar sin ningún tipo de planificación. Conoce tu ruta, trae los suministros necesarios, y sé consciente de tus alrededores. Si haces estas cosas, deberías estar absolutamente bien. ¡Ahora a las cosas divertidas!  

BICICLETA DE CROSS COUNTRY

Como se mencionó en la sección "antes de irse", ¡esto es sólo para veteranos experimentados! Prepararos para pasar las noches en una tienda de campaña en los lugares designados, y tened los suministros adecuados.

Entended bien la ruta planeada, y llevad con vosotros mapas. El ciclismo por zonas remotas de Islandia es tu mejor apuesta, ya que las carreteras principales se obstruyen rápidamente, pero ¿qué mejor manera de estar en contacto con la naturaleza que estar en una carretera libre, y sobre ella tu bicicleta y tus suministros? Con la preparación adecuada, puede ser una experiencia tremendamente gratificante.

CICLISMO EN REYKJAVIK

Pasear en bicicleta por la isla es una tarea ardua, pero la capital es realmente muy amigable con las bicicletas siempre y cuando te quedes dentro de la ciudad. Se ofrecen todo tipo de tours en bicicleta, dándote una perspectiva única de los lugares de interés y atracciones de la ciudad para ir haciendo algo de ejercicio saludable. Sus precios y rutas varían, pero esta guía se centrará en un tour que es de particular interés. Por 75 euros, puedes encontrarte con un guía local en el Old Harbour y hacer un tour de tres horas por la encantadora arquitectura de la ciudad, el vibrante arte callejero y los paisajes naturales. Esta ruta es para todos los niveles de habilidad, por lo que serás capaz de disfrutar de este tour. El guía te ofrecerá todo tipo de información interesante sobre los edificios locales y su historia. ¿Qué mejor manera hay de sumergirse en la historia de la capital?

A LAS AFUERAS DE REYKJAVIK

Si buscas un tour en bicicleta que esté más en contacto con la naturaleza, puedes hacer un recorrido en bicicletas eléctricas por los campos de lava del cañón Burfellsga. Por 147 euros, puedes montar en una bicicleta eléctrica en un tour de tres horas por los paisajes naturales de las afueras de Reykjavik. Obtendrás una increíble vista del campo de lava, trazando el camino por el que la lava salió del enorme cráter conocido como Þjórsárdal y fue hacia el mar. Una vez que llegues a la base del cráter, aparcarás la bici y subirás por el lado de Þjórsárdal, lo que tendrás dará una vista increíble del cañón y del campo de lava que lo rodean. Es una vista como ninguna otra.

Otra gran excursión en bicicleta al aire libre tiene su base en Husavik, un pequeño pueblo de la costa norte de Islandia. Por 120 euros, puedes hacer un viaje en bicicleta de montaña a través de playas de arena negra y a lo largo del río Búðará, que culmina con una parada final en las impresionantes cascadas conocidas como las Cascadas de Eideard. Es un lugar ideal para tomar fotos e imágenes del paisaje que lo rodea.  

Desde allí, regresarás a Husavik por un camino diferente al que viniste, siguiendo la costa hasta los estanques artificiales de Kaldbakstjarnir. Esta zona es famosa por la observación de aves, ¡así que estate atento! El tour es para todos los niveles de habilidad y no es muy extenuante, pero asegúrate de traer un bocadillo.

Si eres un ciclista con más experiencia y buscas más desafíos, entonces haz un viaje en bicicleta a la montaña Bláfjöll. En las afueras de Reykjavik, un jeep te llevará a tu destino y luego te dejará para que vuelvas a la ciudad en bicicleta. Situado en un campo de lava de 5000 años de antigüedad, irás en bici a una velocidad vertiginosa a través de un paisaje misterioso y estéril. Es una experiencia excitante y hermosa que vale la pena si quieres una experiencia de ciclismo un poco más seria. Puede ser más costoso - sobre unos 228 euros -, pero si eres un buscador de emociones que ama la naturaleza, este es tu paseo.

Atrás